A - B - C - D - E - F - G
H - I - J - K - L - M - N
O - P - Q - R - S - T - U
V - W - X - Y - Z - #
                         
 
 
 
 
 
The Ballad of Ira Hayes   La balada de Ira Hayes
    Gente reuníos a mi alrededor
y una historia os contaré
sobre un valiente joven indio
a quien recordaréis bien
de una tribu de los Indios Pima,
un grupo orgulloso y pacífico
cultivaban el valle de Phoenix
en la tierra de Arizona
por sus zanjas durante mil años
vinieron aguas espumosas
hasta que el hombre blanco les robó el derecho
a las aguas y el correr del agua se acalló
el pueblo de Ira estaba hambriento
y sus granjas desprovistas de hierba
pero cuando llegó la guerra fue voluntario
y olvidó, la codicia del hombre blanco
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy ni el marine
que fue a la guerra
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra.
     
    Empezaron en la colina de Iwo Jima,
doscientos cincuenta hombres
pero sólo veintisiete
volvieron a descender de nuevo la colina
y cuando la lucha se acabó
y la vieja gloria creció
uno de los hombres que la irguió bien alta
fue el indio Ira Hayes
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra.
     
    Ira regresó héroe, celebrado por toda la tierra
se le brindó con vino, con discursos y honores, todos estrecharon su mano
pero él sólo era un indio Pima,
sin dinero para las cosechas, sin oportunidad
y en su casa a nadie le importó lo que Ira
había hecho y el viento hizo la danza india
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra.
     
    E Ira empezó a beber mucho,
la cárcel fue con frecuencia su casa
dejan que plante la bandera allí y que la arríe como lanzas un hueso a un perro
murió una mañana temprano,
sólo en la tierra que luchó por salvar
dos pulgadas de agua en una cuneta solitaria
fue la tumba de Ira Hayes
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra.
     
    Sí, llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra
llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra
Sí, llámale, Borracho Ira Hayes,
no querrá responderte nunca más
ni el indio bebedor de wiskhy
ni el marine que fue a la guerra.
Autor: P. LaFarge
 Inicio